viernes, marzo 01, 2013

Emergencias químicas: ¿qué hacer?


Un recipiente con productos químicos desconocidos se abrió accidentalmente sobre 14 trabajadores. Algunos presentan dificultad respiratoria, otros están inconscientes y unos pocos huyen cubiertos de un polvo blanco. ¿Cómo manejaría esta emergencia?

GENERALIDADES

El término “Accidente Químico” o “Emergencia Química” es usado para referirse a un evento o circunstancia que resulte en emisión no controlada de una o varias sustancias peligrosas para la salud humana y/o el ambiente. Este suceso puede surgir de varias maneras y algunos de los tipos mas frecuentes son:
  • Incendio/explosión en una instalación donde se manipula sustancias potencialmente tóxicas.
  • Accidentes en almacenes que contienen grandes cantidades de varios productos químicos.
  • Accidentes durante el transporte de químicos.
  • Mal uso de productos que resulten en la contaminación de alimentos, del agua, del ambiente, etc.
  • Manejo inadecuado de desechos, tales como disposición no controlada de productos tóxicos.
  • Secundarias a un desastre natural.

EFECTOS SOBRE LA SALUD

Los efectos sobre la salud de un incidente que involucra sustancias químicas pueden ser el resultado de la exposición directa o indirecta al producto peligroso o productos de su degradación.
 
Los materiales peligrosos pueden ingresar al cuerpo humano por inhalación, ingestión, inyección o absorción. El ingreso a través de cualquiera de estas vías, puede resultar en daño interno o externo no solo para la victima, también para el rescatista. La exposición a sustancias peligrosas puede afectar el cuerpo humano en un amplio rango de variabilidad -dependiendo del tipo y concentración de la sustancia- y pueden afectar diferentes órganos y sistemas, producto de lo cual, las manifestaciones pueden ser expresión de daño neurológico, respiratorio, gastrointestinal, hepático o renal, entre otras.
 
Irritantes
Problemas respiratorios es una queja común de los rescatistas y pacientes expuestos a materiales peligrosos. Los irritantes químicos emiten vapores que afectan las membranas mucosas, principalmente: conjuntiva ocular, boca y vía aérea superior. La exposición a estos irritantes puede resultar en el daño de la totalidad del tracto respiratorio. Ejemplo: Acido Hidroclórico, halógenos y ozono. Los sprays utilizados para autodefensa, son muy irritativos. Estos contienen Cloroacetofenón y otros productos que representan una amenaza para el personal que responde.
 
Asfixiantes
Estos son gases que desplazan e incluso diluyen la concentración del oxigeno en el aire.
Ejemplo simple: Dióxido de carbono, metano y propano. Otros gases no solo desplazan el oxigeno del aire, si no que además, interfieren con la oxigenación tisular. Ejemplo: Monóxido de carbono.
 
Agentes Nerviosos, Anestésicos y narcóticos.
Estos actúan sobre el Sistema Nervioso, cambiando la habilidad del cerebro para regular el Sistema Cardiaco y el Respiratorio.
 
Los agentes nerviosos (Gases de guerra o gases nerviosos) desarrollados por la industria militar, poseen sustancias similares utilizadas en pesticidas. Ejemplos: Carbamatos y organofosfatos.
Anestésicos y narcóticos son menos peligrosos. De cualquier forma, la exposición continua a cantidades importantes, pueden resultar en inconciencia y muerte. Ejemplo: Etileno, Oxido Nítrico y alcohol etílico.
 
Cardiotoxinas
Pueden causar isquemia miocárdica y disrritmias. Ejemplo: Algunos nitratos, fluorocarbonos y otros hidrocarbonos halogenados.
 
Nefrotoxinas
Ejemplo: Carbón tetraclohidrico, utilizado como solvente para el “lavado en seco”.
 
Neurotoxinas
Ejemplos incluyen: Arsénico, mercurio y solventes orgánicos. En algunos casos puede ocurrir hipoxia cerebral debido a la disminución de oxigeno en la sangre.
 
Hemotoxinas
Son sustancias que pueden causar destrucción de los glóbulos rojos. Esta destrucción puede resultar en una anemia hemolítica. Ejemplos: Anilina, quininas, mercurio, arsénico y cobre.
 
Carcinógenos
Estos son agentes causantes de cáncer. La exposición a agentes específicos producen efectos de largo plazo, enfermedades y complicaciones han sido reportadas después de 20 años de la exposición.
De particular interés para los rescatistas envueltos en el combate contra el fuego (Bomberos) es que todos los combustibles fósiles y orgánicos, al ser quemados producen dioxinas. Muchas de estas dioxinas son cancerígenas. Ejemplo: La madera ardiendo, produce formaldehido carcinógeno.
 

Síntomas generales de la exposición

Variados síntomas pueden ser el resultado de la exposición a materiales peligrosos. Algunos pueden presentarse de forma tardía o estar enmascarados como enfermedades comunes como la influenza o inhalación de humo. Si alguno de los síntomas siguientes se encontrasen luego de una exposición a materiales peligrosos, el paciente o rescatista, debe buscar atención medica inmediata:
  • Cambios de coloración en la piel
  • Compresión en el pecho
  • Confusión, ansiedad o letargo.
  • Abundante tos o respiración dolorosa.
  • Perdida del control de esfínteres.
  • Visión doble o borrosa. Fotofobia.
  • Perdida de coordinación.
  • Nausea, vómitos, espasmos abdominales.
  • Salivación, rinorrea.
  • Convulsiones.
  • Quemaduras de vía aérea superior.
  • Inconciencia

Características de la exposición a agentes químicos

Los incidentes con materiales peligrosos, varían desde los confinados a un lugar específico, hasta los que se expanden a la comunidad entera.
 
Todas las víctimas de una exposición química “pura,” sufrirán el mismo tipo de efecto nocivo. Solo será diferente la magnitud del daño.
 
De existir una zona tóxica, solamente deberá ser penetrada por personal especialista, utilizando el debido equipo de protección personal.
 
“Ambulancias y personal médico nunca deben ingresar a estas zonas”, ya que las víctimas expuestas a químicos pueden constituir un riesgo para el personal, quienes podrían contaminarse al contacto con ellas.
 
Por consiguiente, una descontaminación temprana debe efectuarse antes de que las víctimas sean atendidas por personal médico. Los responsables de brindar esta atención deben conocer como evaluar y manejar las afecciones médicas que presentan las víctimas contaminadas y saber protegerse a sí mismos del riesgo potencial que se deriva de la contaminación secundaria.

Acciones de respuesta médica

La respuesta a este tipo de emergencias exige una coordinación multidisciplinaria e inter institucional, la cual puede incluir:
 
Rescate y salvamento de pacientes. El aspecto mas importante a considerar en este proceso es el
“Foco de Contaminación Química”. Este término se refiere al territorio que se encuentra bajo la influencia directa de los efectos destructivos y contaminantes. Es muy difícil delimitarlo, debido a que intervienen factores geográficos, condiciones meteorológicas, características de las edificaciones, y el tipo y características de las sustancias químicas (propiedades toxicas y sus concentraciones).
El tratamiento de pacientes no debe ser conducido en el Foco de Contaminación Química. De ser necesario el rescate de una victima desde esta área, debe ser realizado por el equipo especialista en operaciones de materiales peligrosos. El personal médico no debe estar involucrado en el manejo de materiales peligrosos
 
Triage. Una buena clasificación de los pacientes por prioridades es necesaria en una emergencia ya que una operación de transporte masivo solo dificultaría las actividades básicas del hospital interfiriendo con su objetivo primario que es la atención de pacientes severamente dañados.
 
Tratamiento y estabilización de pacientes. El paciente contaminado debe ser liberado de toda la ropa antes de entrar a la sección de tratamiento, para detener la acción nociva de la sustancia (La descontaminación es ante todo, una acción de primeros auxilios) y para evitar la contaminación innecesaria del personal médico. Esto reduce el potencial de contaminación del personal de rescate y personal hospitalario en un 85%. Toda la ropa debe ser adecuadamente empaquetada en bolsas de seguridad.
 
La zona de tratamiento debe estar localizada donde pacientes y personal médico estarán seguros de exposiciones tóxicas. Debe también proveer buen acceso para los vehículos de transporte.
 
En accidentes con gran número de pacientes, el área de tratamiento debe subdividirse en zonas, correspondientes con los niveles de prioridad establecidos en el Triage.
El examen inicial de un paciente contaminado químicamente debe determinar:
  • Cuál de los daños está relacionado con sustancias tóxicas?
  • Qué partes del cuerpo han sido expuestas con mayor severidad?
  • Ruta de entrada?
El tratamiento va a depender del estado del paciente, del tipo de sustancia química, de la vía de entrada y de la disponibilidad de recursos.
Si la condición de un paciente indica riesgo vital, las medidas de soporte cardíaco y soporte de traumas debe priorizarse a los procedimientos de reducción de la contaminación. Si la descontaminación no ha sido completada, estos procedimientos deben ser realizados con adecuado equipamiento de protección personal.
 
Traslado y distribución de las victimas. El transporte de los pacientes en un accidente químico, constituye un verdadero riesgo tanto para el personal que transporta, como para el equipamiento. Es por esto que algunas medidas deben ser tomadas para disminuir al mínimo las consecuencias que esto puede traer. Por ejemplo el uso de ropa de protección personal.
 
Durante el transporte se debe brindar asistencia a las funciones vitales de los pacientes transportados y utilizar medidas apropiadas para este fin (oxígeno, fluidos parenterales, reanimación cardiovascular, etc.). En algunos casos se pueden utilizar antídotos durante el transporte como la atropina en caso de intoxicación por sustancias organofosforadas.
Los hospitales que van a recibir intoxicados deben ser previamente contactados, para que estén preparados y puedan establecer comunicación con Centros de Información Toxicológica, en caso de que existan, para recibir información sobre asistencia médica especializada de acuerdo al tipo de tóxico. 
 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Gracias, tu opinión es muy valiosa para nuestra Institución.