jueves, junio 07, 2012

El calor agobia y eleva la alerta de incendios



Los calores intensos de estos días no anuncian la certeza de una sequía, pero tampoco pueden ser la excusa para bajar la guardia con la prevención de las emergencias invernales porque todavía se pueden presentar.

La razón es que si bien se percibe que está entrando el verano, la primera temporada de invierno se extiende hasta mediados de junio y "no se descarta que se presenten aguaceros fuertes, así sea en forma aislada en las regiones".

Así lo advirtió el vocero del Dapard Gilberto Mazo, quien precisó que bajo la premisa de una ola de calor, el organismo empezó a generar alertas por el riesgo de incendios forestales.

Como de todos modos llega la temporada de verano junio-agosto, Mazo notificó que en el municipio y en el departamento se activan los consejos para la prevención del riesgo frente a los incendios forestales, articulados con entidades como las corporaciones autónomas y los parques nacionales.

La vulnerabilidad de estos eventos es en todo el departamento, pero comentó que hay subregiones más propensas como los municipios del Valle de Aburrá y Urabá, y que se debe tomar mayor prevención en las zonas aledañas a los embalses del Norte y el Oriente.

Mazo afirmó que es imposible predecir desde ahora la llegada de un fenómeno del Niño, aunque el Ideam reconoce que esa probabilidad sólo se confirmará o descartará en dos meses.

En esa coincidencia, el director del Simpad, Camilo Zapata, subrayó que este año los registros del Ideam y del sistema local Siata reportan unas temporadas normales de lluvias y tiempo seco, que en lugar de influencia del fenómeno de La Niña o El Niño, acercan más a comportamientos normales, según los registros históricos.

Los días soleados y con altas temperaturas registrados en Medellín la última semana de mayo y comienzos de junio, anotó, indican una "transición al tiempo seco, pero se puede ver afectada con episodios de lluvias y es normal".

Esa condición, apreció Zapata, es propicia para generación de incendios forestales, ante lo cual se busca sensibilizar a la comunidad a que genere estrategias de prevención.

"Más que una voz de alerta, es de concientización porque muchos incendios se inician por algún tipo de intervención humana", dijo, aunque sostuvo que los incidentes forestales en Medellín no son de proporciones y los mayores no han pasado de 10 a 20 hectáreas de extensión.

"El que termina tuvo los efectos de un invierno normal, el impacto en la comunidad fue menor al de otros años y no hemos tenido víctimas mortales en Medellín", puntualizó.

Pero preocupa que en lo que va del año ya suman 178 incendios forestales, y apenas comienza el calor.

ANTECEDENTES


EL IMPACTO DEL PRIMER INVIERNO DEL AÑO


Con una reducción en lluvias, la primera temporada de este año tuvo un impacto menor en Antioquia. Según registros del Dapard, las emergencias invernales dejaron 4.077 viviendas afectadas, de las cuales 62 quedaron destruidas y 875 están en riesgo. Las familias afectadas fueron 5.661 y las damnificadas 89, para un total de 25.227 afectados en 57 municipios. Según el Simpad, el balance en Medellín reporta que no ha habido víctimas fatales por eventos invernales, cuando en 2011 se presentaron cuatro muertes por deslizamientos. En el resto de Antioquia, según el Dapard, fueron 9 muertes, pero registros de este diario suman 13.


Fuente: El Colombiano

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Gracias, tu opinión es muy valiosa para nuestra Institución.